Frases Del Venezolano Y Militar Simón Bolívar

Frases Del Venezolano: Simón Bolívar, fue un militar y político venezolano, fundador de las repúblicas de la Gran Colombia y Bolivia. Fue una de las figuras más destacadas de la emancipación hispanoamericana frente al Imperio español. Hoy te mostrare algunas de las mejores frases del venezolano y militar Simón Bolívar.

Frases Del Venezolano

  • Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios.
  • El título de Libertador es superior a todos los que ha recibido el orgullo humano.
  • El arte de vencer se aprende en las derrotas.
  • Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos.
  • La libertad del Nuevo Mundo es la esperanza del Universo.
  • El soldado bisoño lo cree todo perdido desde que es derrotado una vez.
  • Nuestra vida no es otra cosa que la herencia de nuestro país.
  • Las naciones marchan hacia su grandeza al mismo paso que avanza su educación.
  • Juro por Dios, juro por mis padres y juro por mi honor que no descansaré mientras viva hasta que haya liberado a mi patria.
  • Por la ignorancia nos han dominado más que por la fuerza.
  • La primera de todas las fuerzas es la opinión pública. 

frases del venesolano

  • Echemos el miedo a la espalda y salvemos a la patria.
  • Siempre verás al ignorante y necio darse humos de talentoso y vivo.
  • El modo de gobernar bien es el emplear los hombres honrados, aunque sean enemigos.
  • La libertad es el único objetivo digno del sacrificio de la vida de los hombres.
  • El hombre de bien y de valor debe ser indiferente a los choques de la mala suerte.
  • La confianza ha de darnos la paz. No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre ven y pocas veces piensan.
  • Formemos una patria a toda costa y todo lo demás será tolerable.
  • Compatriotas. las armas nos darán la independencia, las leyes nos darán la libertad.
  • La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino.
  • Los legisladores necesitan ciertamente una escuela de moral.