Lugares Mas Misteriosos De México

Lugares Mas Misteriosos: En el mundo hay lugares que siempre tienen un aura cargada de misterio y terror, que llaman mucho la atención, a todo aquel que se anime a entrar en ellos. Un buen ejemplo son los lugares que se encuentran en el país de México. Todos ellos interesantes y escalofriantes que tienes que visitar al menos una vez. Por esto hoy te mostrare los lugares mas misteriosos de México.

Lugares Mas Misteriosos

lugares misteriosos

La Casa De Los Tubos

Esta casa se encuentra situada en Monterrey y es un edificio de diseño modernista que nunca fue acabado de construir. De acuerdo con la leyenda, se cuenta que en la vivienda habita el ánima de una niña de diez años de la que se cree que provienen las voces que supuesta-mente se escuchan en el interior del lugar volviendo a este edificio simplemente escalofriante.

Cerro Del Tepozteco

El Cerro del Tepozteco se encuentra en Tepoztlán, al sur de la Ciudad de México. A su alrededor se encuentra un pueblo de grandes dimensiones en el que la mayoría de los habitantes creen que el centro es una fuente de energía positiva para el ser humano. Esta energía positiva sería proyectada por el conjunto montañoso, sobre todo en primavera. Este hecho hace que durante la época de festival la localidad duplique su población gracias a los turistas que llegan a la zona para impregnarse de esta energía. Además también son frecuentes las leyendas que atribuyen la aparición de ovnis alrededor del cerro.

Lugares Mas Misteriosos

El Jardín Secreto

Este misterioso lugar llamado el Jardín Secreto se encuentra en la selva de la Sierra Madre Oriental. Se trata de un conjunto de estructuras arquitectónicas artificiales que forman un jardín por el que transitan grandes cantidades de turistas. El constructor de dichas estructuras fue el poeta y escultor escoces Edwar James.

La Zona Del Silencio

Este curioso y misterioso lugar se encuentra Situado en Durango, se piensa que en esta zona, perteneciente a las áreas desérticas de México, las personas y las cosas tienden a desaparecer. El primer indicio que se tiene de ello fue el testimonio del piloto Francisco Sarabia, quien en 1930 aseguró que mientras sobrevolaba la Zona del Silencio su avión perdió toda la comunicación con el centro del control.