20 mejores frases cristianas para reflexionar

Frases cristianas:Las enseñanzas de dios son necesarias para comprender el mundo en que vivimos, entendemos que la mayoría de ellas son frases escritas por humanos como tu y como yo, pero hay un pequeño detalle nunca hay que olvidar quien nos creo.

El día de hoy te traemos frases cristianas que pueden cambiar algo de ti.

Las frases cristinas que alimentan el alma

  • “El mundo pregunta: ‘¿qué posee ese hombre?’; Cristo pregunta: ¿cómo usa lo que posee?’”— Andrew Murray.
  • “La persecución es buena para quienes que aman a Jesús profundamente, pero no es buena para quieren aman a Jesús sólo un poco” — Anónimo.
  • “Corazón que está lleno del mundo, es un corazón lleno de necesidades” — Thomas Brooks.
  • “Un vistazo rápido a la verdad sin meditar en ella no lleva nada a la perfección; es como una gallina que deja su nido antes de tiempo; nunca logra empollar sus polluelos” — Thomas Manton.
  • “Si lo que llamamos amor no nos lleva más allá de nosotros mismos, entonces no es amor”—  Oswald Chambers.

  • “Nunca tengas una amistad íntima con alguien que no tiene una amistad con Dios”—  J.C. Ryle.
  • “Apunta al cielo y tendrás la tierra por añadidura. Apunta a la tierra y no tendrá ninguna de las dos cosas” — C.S. Lewis.
  • “Cuando un hombre descubre sus faltas, Dios las cubre. Cuando un hombre las esconde, Dios las descubre. Cuando un hombre las reconoce, Dios las olvida” — San Agustín.
  • “Lo que pienses o lo que sepas no importa, a menos que te lleve a glorificar a Dios y a ser agradecido” — Spurgeon.
  • “Dios tiene dos tronos. Uno en lo más alto de los cielos y otro en el más humilde de los corazones” — D.L. Moody.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar